jueves, mayo 03, 2007

Así, sí

Hablábamos de la infinita fortuna del Milan fruto de su oficio y "matrimonio" con la Champions. Hablábamos del "avefenixismo" de los rossoneri, capaces de sobrevivir (con la ayuda de Federación Italiana y UEFA) a todo un "moggigate" que les dejó al borde de segunda y sin participación europea esta temporada. Hablábamos de la suerte que le habían deparado los sucesivos sorteos, quedando emparejado con equipos de muy bajo nivel en comparación con los posibles rivales a caerle en gracia. Y hablábamos de lo poquito que había hecho para ir superando cada una de esas eliminatorias frente a equipos de bajo calaje, un demérito para lo lejos que había logrado llegar.
Le pedíamos al Milan, como mínimo, un guiño de poderío, un gesto de superioridad, una demostración de "buenas maneras" futbolísticas que le convirtieran en merecedor de alcanzar toda una final de liga de campeones. Y como dice el dicho "más vale tarde que nunca", y el Milan dió un duro y seco golpe sobre la mesa para acallar aquellas voces discordantes y acusadoras de "fraude" futbolístico poniendo en duda el merecimiento de saborear las mieles del éxito en la competición con tal panorama descrito al inicio.

Una torrencial lluvia asolaba San Siro. Pese a ello, el feudo milanés estaba lleno hasta la bandera, con una afición deseosa de ayudar al equipo a remontar la eliminatoria después del barapalo de la ida, donde encajó un doloroso gol en el minuto 90 de juego (aquel golazo de Rooney) que le complicaba las cosas cuando tuvo la eliminatoria en el bolsillo con un 1-2 a solo media hora del final del encuentro de Old Trafford.
Ancelotti había visto la noche antes las claves para lograr una remontada de esa talla en el Liverpool-Chelsea y el Milan repitió el guión de los reds para pasarle por encima al United. Poco variaba el dibujo táctico del italiano, que introducía solo dos cambios en el once.
El primero forzado debido a la lesión del eterno Maldini, reemplazado por Kaladze en el eje de la defensa. El segundo buscando mayor potencial goleador retirando a Gilardino y colocando en punta a Inzaghi, tratando de igualar la épica del Milan-Olympique de Lyon de la vuelta de cuartos de la pasada campaña en la que el veterano delantero italiano lograba el pase para semifinales con un gol suyo en los últimos minutos del encuentro en San Siro.
El resto igual, con Dida bajo palos, Oddo en el lateral derecho y Jankulovski en el izquierdo, con Nesta como central (acompañado del georgiano), un triángulo de medios formado por Gattuso, Pirlo y Ambrosini, con Seedorf ligeramente adelantado y Kaká e Inzaghi delante.

El Manchester solo hizo un cambio respecto a la ida, quitando al sancionado Evra y reubicando a Heinze al lateral, con el recuperado Vidic en el centro de la defensa. Completaba el once Van der Sar bajo palos con O'Shea en el lateral diestro y Brown en el eje, Scholes, Fletcher y Carrick en la medular, Giggs y Cristiano Ronaldo en las bandas y Rooney como punta.

La ventaja de 3-2 para el United y la sensación que los de Ferguson venderían muy cara su derrota vista la solidez del equipo a lo largo de esta temporada se palpaba en el ambiente. Pero nadie contaba con el golpe de efecto del Milan, que completó un sensacional primer tiempo y una sobresaliente primera media de hora de juego (de las mejores que haya visto en los últimos tiempos) que le valió al cuadro italiano para darle la vuelta a la eliminatoria y dejar muy, pero que muy tocado a los red devils. Las instrucciones se siguieron al pie de la letra : se debía jugar muy concentrado, se debía presionar al máximo al Manchester, no dejarle pensar, arrinconarlo en su área, desarmarle ofensivamente, tapar las bandas y tratar de marcar rápido para desconcertarle. Y todo salió al pie de la letra, como si de un partido de sueño se tratara.

Kaká y Seedorf daban muestras en los primeros instantes del encuentro que la de ayer sería una noche aciaga para los red devils. El brasileño volvía a deslumbrar con un mano a mano con Vidic (al que se le encomendó un arriesgado marcaje individual desde el principio del encuentro para "secarle" y evitar exhibiciones como la de Old Trafford) en el que se sacó de la chistera un explosivo cambio de ritmo que dejó atrás al serbio en una corta distancia y que finalizó con peligrosísimo centrochut que nadie llegó a rematar.
A la defensa inglesa se le multiplicaba la faena cuando Seedorf rompía el cuero con un fuerte disparo a bocajarro con su pierna derecha desde la frontal del área pocos minutos después, despejando Van der Sar a corner con una excelente parada.
El gol se mascaba en el ambiente y éste llegaba en el 11 del primer tiempo, momento en el que Vidic perdía la marca de Kaká al acudir a la ayuda de sus compañeros en la defensa de Inzaghi que controlaba un balón en el interior del área. Una ayuda inútil (ya habia dos defensas sobre el italiano) que dejaba solo al mago brasileño al que le llegaba el balón quedando libre para disparar con su pierna izquierda y fusilar al meta holandés del United.
El Milan presionaba la salida del balón del Manchester en un derroche físico ciertamente asombrante. Gattuso estuvo sencillamente inmenso multiplicándose en las ayudas, especialmente a Oddo en la banda derecha en la marca de Cristiano Ronaldo. Inzaghi, Kaká y Seedorf (otro que ayer estuvo sencillamente espectacular) apretaban a los centrales ingleses que perdían el balón una vez tras otra provocando peligrosas contras. Los medios sufrían el acoso de Pirlo y Ambrosini y se encallaban continuamente en la distribución, que dejaba a Rooney, Giggs y a Cristiano (perfectamente "fijado" todo el encuentro) aislados en punta sin recibir balones (las pocas aproximaciones eran bien contenidas por una concentrada defensa) y ahí el Manchester perdía el mayor de sus potenciales, el ofensivo, sin disparar a puerta en los primeros 20 minutos de juego.
El Milan se gustaba. Los de Ancelotti movían el balón con muchísimo criterio, en combinaciones rápidas que descolocaban a una tocada defensa que abría grandes huecos, especialmente por banda derecha donde Oddo tuvo una autopista durante todo el encuentro.
Si al gran momento de inspiración local se sumaba la absoluta libertad de movimientos de Pirlo, quien hacía lo que quería en la medular repartiendo juego sin marca alguna y con un radio de acción excesivamente amplio, el segundo debería caer como fruta madura. Y en el 30' Seedorf ponía la guinda a un primer tiempo excepcional al marcar el segundo culminando una nueva recuperación de balón provocada con una ahogante presión a los centrales que tuvieron que recular casi hasta la linea de fondo para posteriormente perder el esférico en un resbalón fruto del desesperante acoso. El mediapunta holandés sacaba a relucir su potencia física para controlar un dificil balón que rebentaba con su pie derecho en un gol 100% Seedorf.
El Milan sentenciaba y un United depresivo y abatido daba por perdida la eliminatoria. Cristiano dejaba a banda y se venía al centro para, como de costumbre, buscar a la desesperada y lleno de ansiedad la mágica jugada (que nunca llegó) que le llevara a la suela del zapato de Kaká. Cristiano recordó al Ronaldinho de Anfield, aquel completamente fuera de juego (personal y no reglamentariamente), empeñado en acaparar el balón y estrellarse contra el muro defensivo que se aglutinó sobre su figura.
Ferguson puso a Scholes sobre Pirlo (se dió cuenta demasiado tarde del increíble error de dejar libre de marca a un jugador de su clase en la distribución de juego).
La precipitación colmaba al United que jugaban sin sentido ante la exhibición física de los rossoneri.
A partir del minuto 35 y con el 2-0 el Milan bajó su intensidad defensiva y el Manchester se hizo con el control del balón, esperado un tanto reculado por los locales para tomar fuerzas y salir a la contra en busca de la definitiva sentencia que tuvo Inzaghi en sus botas tras una nueva acción de Oddo por banda derecha, quien aprovechó su libertad de marca para volver a colocar un medido centro.

En la reanudación el Milan se dedicó a administrar la ventaja y tomar aire ante las llegadas en vano de los de Old Trafford que volvieron a ser espectadores de lujo de una nueva acción de Kaká sobre Vidic, un calco de la narrada en el primer tiempo con un cambio de ritmo explosivo que acabó en un duro y peligroso disparo que estuvo a punto de significar el tercero.
Poco a poco y fruto del lógico cansancio local, el United se vino arriba adelantando líneas y empezando a acercarse con algún peligro al área rival. Rooney reclamó penalty en el 63 y Fletcher disparó por primera vez para los visitantes aprovechando el único "despiste" defensivo que le dejó vía libre para encarar a Dida sin fortuna en el disparo.
En el 65' Gilardino entraba por un agotado Inzaghi en plena alternancia de juego sin excesiva profundidad con un Milan que, pese a no mostrar el poderío del primer tiempo, seguía teniendo el partido absolutamente bajo control. En el minuto 76 Ferguson se jugó el todo por el todo ubicando a Saha en punta y retirando a O'Shea. La defensa se quedaba en cuadro y poco tardaba el Milan en aprovecharlo solo 2 minutos después en una nueva y letal contra en la que Gilardino se "colaba" en carrera entre los dos "solitarios" y adelantados centrales y, recogiendo un pase en largo de Ambrosini, definía a la perfección ante un desguarnecido Van der Sar.
Ahí se finiquitó el encuentro, un encuentro que dió el pase al Milan a la tercera final en 6 años, la reedición de la final de hace 2 años en Istambul en busca de su séptima Copa de Europa. Un equipo con jugadores en un momento tan dulce como Seedorf, Kaká, Pirlo, Oddo o Gattuso tiene muchas opciones de alcanzar el cetro continental situándose los rossoneri como potenciales favoritos en la final de Atenas (mítico escenario donde vuelve 13 años después de conquistar la Champions frente al barça). El Manchester rompe con el dorado sueño del "triplete" y deberá centrar sus esfuerzos en asegurarse la Premier (el domingo tiene un complicado derby ante el City) y ganar a un necesitado Chelsea en la final de la FA Cup.

Resúmen en footgolvideos

Etiquetas: ,

4 Comments:

Blogger AMQF said...

Buen articulo de verdad. Aunq hay algo en loq discrepo contigo. Tu dices que Vidic realizó un marcaje al hombre a Kaká y yo creo que no fue así de hecho creo que el ManU perdó el partido, entre otras cosas, xq no hubo nadie dl centro del campo q realizara un marcaje al hombre al brasileño, algo similar a loq hizo Gatusso con CR. Te invito aq entres en mi blog y leas mi analisis.
Felicidades por el tuyo

Saludos Andrés Moreno..algomasquefutbol.blogspot.com

8:07 p. m.  
Blogger César "footgol" said...

Lo hizo, lo hizo. Aunque parezca extraño que un central de la embergadura de Vidic realice un marcaje al hombre a un jugador tan rápido y técnico como kaká, lo hizo (almenos en el primer tiempo). El brasileño jugó en punta y no como mediapunta con lo que solo un central podía fijarlo, aunque creo que la elección fué del todo errónea. En caso de marcaje individual al astro carioca yo hubiera puesto a Heinze y Vidic como pareja de centrales, con el argentino encima de Kaká, y para el lateral zurdo hubiera apostado por O'Shea colocando a Brown en el derecho.

Son maneras de verlo...

Muy,muy interesante tu blog. Te agrego a mis favoritos.

Un saludo y suerte en tu andadura por el universo blogger!

11:14 p. m.  
Blogger ELOY URARTE said...

Hola, pasate por mi blog a ver que te parece mi última entrada sobre el Milan.

Saludos!

2:19 a. m.  
Blogger César "footgol" said...

"Pero… ¿es justo que un equipo que fue sancionado en el caso Moggigate a principios de año con el descenso, que luego se rebajó a 15 puntos de penalización, para finalmente dejarlo a sólo con 8 puntos negativos, que le permitían el acceso a Champions, pueda optar a ser el mejor de Europa? "

No podría estar más de acuerdo contigo Eloy. El "semindulto" al Milan huele mal, muy mal.

Buen artículo y buen blog. Me lo apunto.

9:11 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home