jueves, noviembre 09, 2006

El protagonista : Ricardo Quaresma

Si hay un club en estado de gracia en Portugal ese es el Oporto, y si hay un jugador en un momento dulce en ese equipo ese es Ricardo Quaresma. Independientemente de la buena actuación del conjunto (donde hombres como Hélder Postiga, Lisandro López, Lucho González, José Bosingwa, Anderson... destacan especialmente), Quaresma se lleva la palma en cuanto a juego brillante y determinante para su equipo, tal y como se ha podido comprobar en los 3 últimos encuentros disputados por el Porto donde es el complemento ideal de los puntas a los que nutre de balones desde la banda, ya sea la derecha o la izquierda pese a ser un jugador marcadamente diestro.
Gol y asistencia ante su ex-equipo, el Sporting Lisboa, en el José Alvalade hace dos jornadas. Asistencia a Lisandro López en el Hamburgo-Porto de Champions y, de nuevo, gol (en un magnífica ejecución de falta directa) y asistencia en la última jornada, ante el Vitoria Setúbal.

Ricardo Quaresma parece estar madurando a pasos agigantados.
Formado en el Sporting, empezó a destacar muy jóven a la par que su compatriota Cristiano Ronaldo, y ambos abandonaron Portugal de forma un tanto prematura. Cristiano puso rumbo a Manchester, después de enamorar a Alex Fergusson en un amistoso de pretemporada forzando el técnico escocés a hacer lo imposible (los red devils pagaron cerca de 18 millones de euros por un chaval de tan solo 18 años) para traerlo a Old Trafford como substituto de David Beckham que acababa de irse al Madrid. Se adaptó con rapidez al fútbol inglés y a la responsabilidad de ejercer en un equipo de tanto prestigio y potencial como el United deslumbrando en su temporada de debut. Esta es su cuarta temporada en la Premier.
La historia de Quaresma es similar a la de su compatriota Cristiano. Con 19 años "explotó" en el Sporting y el barça se lo llevó por 6'5 millones de euros para incluirlo en el primer proyecto del recién llegado Frank Rijkaard. Pero contrariamente a Ronaldo, Quaresma no se adaptó nada bien al estilo de juego del barça (lesión de 3 meses incluída), mostrando un juego anárquico y exasperando a Rijkaard, que veía como el jugador de madre gitana hacía "la guerra por su parte". A final de temporada el club azulgrana lo "devolvió" a Portugal recuperando la inversión económica. Quaresma fichó por el Porto que acababa de vencer la Champions tratando de superar el fracaso que supuso su paso por el Barcelona de donde declaró "no había aprendido nada de fútbol".

En el Porto no pudo estrenarse con mejor pie, marcando en la Supercopa europea y portuguesa y anotando 5 goles en 32 partidos de liga. Lamentablemente no pudo reeditar el título de liga que se acabó llevando el Benfica aunque se desquitó al año siguiente, donde fué una pieza clave en el triunfo del Oporto de nuevo con 5 goles esta vez en 29 encuentros. La "rehabilitación" del 6 veces internacional portugués se debe en gran medida al buen trabajo del holandés Co Adriaanse, que convirtió a Ricardo en un jugador de equipo, compenetrándose mejor con sus compañeros de juego y dejando atrás sus circenses jugadas que, en la mayoría de ocasiones no llevaban a nada.
Esta temporada lleva 3 goles en lga y 1 en liga de campeones, donde su equipo conserva intactas las posibilidades de clasificarse para octavos teniéndose que jugar el pase ante CSKA y Arsenal.
En la Superliga portuguesa su equipo manda en la tabla habiendo ganado 7 de los 9 encuentros jugados, a 2 puntos del Sporting que es segundo.


Extremo extremadamente habilidoso, rápido, buen lanzador de faltas y con un centro al área de los mejores de toda Europa, Ricardo Quaresma (de 23 años) vuelve al primer plano futbolístico internacional y confirma que quizás ahora sí sea el momento de dar el salto a una liga y un equipo de relevancia europeo.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home