viernes, agosto 10, 2007

Sin presión

Si hay un campeón de liga que va a tener menos presión en el intento de revalidar el título, ese es el Stuttgart, en el inminente inicio de una Bundesliga cuya pasada edición conquistó hace pocos meses de forma más que sorprendente.
El conjunto de Baden-Württemberg se impuso a los favoritos en un sprint final que hizo de la Bundesliga uno de los campeonatos más apasionantes del continente. Schalke 04 y Werder Bremen (el Bayern ya hacía tiempo que había perdido opción alguna) vieron arrebatado el primer puesto por un Stuttgart "tapado" al que no le tembló el pulso en los últimos partidos, algo que sí le sucedió a los dos equipos citados, haciéndose así con su quinto campeonato (primer título del club en los últimos 16 años).

Armin Veh llegaba al Stuttgart en febrero de 2006 como "parche" a la mala situación de un equipo que devaneaba en la zona media de la tabla. El entrenador alemán llevaba cerca de año y medio alejado de los banquillos tras comandar al Augsburg. En su currículum figuraban equipos de segunda como el Hansa Rostock, el Reutlingen o el Greuther Fürth, lo que hizo de Veh un auténtico debutante en las "mieles del éxito" en su primera experiencia como técnico de un "grande" de la Bundesliga.
El reto que debe afrontar el Stuttgart es mayor que nunca. A su condición de vigente campeón debe añadir el de disputar la Liga de Campeones, competición a la que accederá de forma directa sin pasar por fase previa. Para ello ha tratado de reforzarse como es debido y podría considerarse que no lo ha hecho del todo mal.
El problema principal llegaba de una posición que no acostumbra a dar muchos quebraderos de cabeza en materia de altas y bajas como es la de guardameta. Timo Hildebrand, uno de los buques insignia del equipo, dejaba Stuttgart y fichaba por el Valencia, club al que llegaba como agente libre tras finalizar contrato el club alemán. Pero rápidamente se le buscó substituto y el hombre que hereda el marco del equipo es un jugador de garantías como Raphael Schäfer (28 años), una de las sensaciones del Nüremberg la pasada temporada que llegaba al Gottlieb Daimler Stadion por solo 2 millones de euros después de conquistar con su equipo la DFB Pokal en la final disputada precisamente ante el Stuttgart.
Otro rompecabezas surgía con el anuncio de retirada de Markus Babbel. El Stuttgart debía buscar un central que supliera su marcha y rápidamente lo encontró en la figura del brasileño Gledson (27 años), uno de los pilares del Hansa Rostock y responsables del ascenso del equipo a la presente edición de la Bundesliga que llegaba gratis al equipo al finalizar contrato. El delantero suízo Marco Streller regresaba a casa y fichaba por el Basilea (1'5 millones de euros) mientras que el alemán Daniel Bierofka recalaba en el Munich 1860 de la 2.Bundesliga por poco más de medio millón de euros. John Dahl Tomasson se desvinculaba definitivamente del club y fichaba por el Villareal, con el que ya jugó la segunda mitad de la pasada campaña (500.000 euros) mientras que los centrocampistas Elson y Christian Gentner eran cedidos al Goias brasileño y al Wolfsburg, respectivamente, completando así el capítulo de bajas del equipo.


A los recien llegados Schäfer y Gledson se unían el mediapunta turco Yildiray Bastürk (28 años, que llegaba gratis al finalizar contrato con el Hertha) y los delanteros Ewerthon (cedido por el Zaragoza) y Ciprian Marica (21 años), la mayor de las inversiones en materia de fichajes con un coste de 7 millones de euros pagados al Shaktar. El joven mediocentro camerunés de 18 años Georges Mandjeck (100.000 euros al KSA Youndé) y el retorno de los cedidos Silvio Meissner (Kaiserslautern), Danijel Ljuboja (Hamburgo), Marco Caligiuri (Greuther Fürth) y Bernd Nehrig (Unterhaching) completaban el capítulo de altas.

En cuanto al once tipo de Armin Veh, la amplitud de plantilla y la homogeneidad en cuanto a calidad de sus hombres hace dificil establecer un equipo base. El haber de compaginar Bundesliga y Champions hará obligatorias las famosas "rotaciones" y es más que probable que la repetición de alineaciones sea algo casi anecdótico.

En todo caso Schäfer será el titular bajo palos, con el menudo y eléctrico marfileño Arthur Boka en el lateral izquierdo y probablemente el mexicano Ricardo Osorio en el diestro. Como absoluto titular en el centro de la defensa figurará el portugués Fernando Meira, capitán del equipo en su sexta temporada como jugador del Stuttgart, a quien los dirigentes del Stuttgart han logrado retener pese a los continuos "cantos de sirena" de Valencia y Juventus. Como pareja del luso podría formar Gledson, el francés Ludovic Delpierre o el canterano Serdar Tasci, uno de los jugadores con más proyección del equipo (20 años) que compagina bien las labores como mediocentro o central, siendo más "aprovechable" en la primera demarcación. Otra alternativa válida podría ser Ricardo Osorio, dejando el lateral diestro para el joven alemán Andreas Beck. El suízo Ludovic Magnin quedará como alternativa a Boka en la izquierda.
En el centro del campo las cosas se complican un tanto. Hasta 8 futbolistas (9 si incluímos a Tasci) tienen cabida en solo 4 plazas a llenar. Parece seguro que Bastürk tendrá un puesto fijo como mediapunta. Personalmente apuesto por Roberto Hilbert como volante diestro y Thomas Hitzlsperger como volante zurdo quedando el mexicano Pavel Pardo como hipotético mediocentro y completando así un rombo del que otro canterano lleno de talento como Sami Khedira y jugadores como Silvio Meissner, el brasileño Antonio Da Silva o el sueco Alexander Farnerud quedarían apartados.
La dupla atacante debería estar formada por el goleador hispanoalemán Mário Gómez (si es que antes que se cierre el periodo de fichajes no recala en la liga española tal y como ha manifestado ser su sueño) ya pletórico tras superar una lesión que le apartó varios meses de los terrenos de juego y el rumano Marica, aunque los brasileños Cacau y Ewerthon y en menor medida el serbio Ljuboja no pondrán nada fácil a Veh la elección.

El Stuttgart afronta desde mañana el reto de jugar 3 competiciones de primer nivel, aunque en su defensa cabe decir que todo lo lejos que llegue ya será un éxito para un equipo que se encontró con un título de liga en las manos que nadie parecía querer y cuya defensa no será el mayor de sus objetivos, quedando este en la clasificación para la próxima Champions y en tratar de alcanzar las eliminatorias de la presente. Veremos de que es capaz un Stuttgart que caminará con la seguridad de tener la mochila plagada de crédito.

foto plantilla, veh, marica, meira : www.vfb.de

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger CALIGULA said...

El Stuttgart respondio en la recta final del torneo y eso no es poco.

Saludos.

1:33 a. m.  
Blogger Lobo said...

El schalke consigue un empate que puede ser valioso a final de temporada. Ya recordaremos el puntito que saco en Stuttgart

9:21 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home