sábado, agosto 25, 2007

El protagonista : Franck Ribéry

De 3 en 3 puntos. Así es como cuenta el Bayern de Munich sus partidos en Bundesliga esta temporada. La tercera victoria consecutiva de los de Otmmar Hitzfeld llegaba este mediodia ante el Hannover 96, equipo al que el Bayern ha arrollado con un rotundo 3-0 (Toni, Van Bommel, Altintop) que podría haber sido mucho más amplio ante la avalancha de juego ofensivo de los bávaros, que suman 10 goles en las 3 jornadas de liga disputadas hasta el momento y se postulan como claros y prácticamente únicos favoritos a hacerse con el título.

El protagonista en el Allianz Arena ha sido el mismo que ha venido maravillando en las jornadas precedentes. Y es que Franck Ribéry ha vuelto a encandilar con un autentico partidazo en el que, pese a no marcar, ha dado todo un recital de fútbol del que faltarían calificativos para describir.
Ribéry veía como los compañeros a asistir en punta quedaban reducidos a un único hombre, el italiano Luca Toni. Miroslav Klose causaba baja por lesión y se añadía a la larga nómina de lesionados que jugadores como Sagnol, Jansen o Podolski aún siguen integrando. Ottmar Hitzfeld armaba el centro del campo con Van Bommel y Zé Roberto en el doble pivote defensivo, Altintop abierto a la derecha y Schweinsteiger a la izquierda. 4 escuderos centrocampistas que dejaban libertad de movimientos absoluta al mago francés quien, con la estrecha colaboración de los defensas del Hannover que contribuyeron a dicha libertad, hizo lo que quiso con el balón volviendo locos a los jugadores visitantes que se veían incapaces de contener al ex-jugador del Olympique de Marsella.

Ribéry hizo de todo menos marcar, y eso que lo intentó y estuvo muy cerca de conseguirlo. Picó precisas faltas colgándolas al área con el "guante" que posee en su pie derecho, condujo el balón repartiendo juego con una visión privilegiada, asistió, se abrió a bandas, abrió huecos, se sumó al ataque y, sobretodo, dió una clase magistral de técnica individual con constantes detalles propios de un gran malabarista del balón como es él.
La expulsión del mediocentro albanés Altin Lala en el último minuto de juego del primer tiempo propició aún más la exhibición ofensiva del Bayern y, en particular la de Ribéry. Suya fué, entre otras acciones, una falta servida a la cabeza de Luca Toni que el delantero italiano peinó a la base del poste derecho de la meta de Robert Enke en la primera clara ocasión de gol del Bayern.
Controles perfectamente realizados, desborde por banda izquierda, bicicletas, asistencias al hueco...allá donde estaba el balón estaba él multiplicándose y ofreciendo un repertorio de auténtico crack lleno de confianza y desparpajo que podría haber sido aún más lucido de haber permanecido Luca Toni sobre el césped (el italiano se lesionó en la acción del 1-0 que él mismo convirtió). Su substituto, el joven canterano Sandro Wagner, estuvo muy desacertado y obstaculizó la soberbia actuación de Ribéry al no acabar de entenderse con el francés y fallar en determinadas acciones de gol tras perfectas asistencias del 7 del Bayern.

Ribéry juega a otro ritmo, a otra velocidad, y el Bayern se contagia. La "racanería" táctica de Hitzfeld queda claramente disimulada con la presencia del galo en el terreno de juego. Sin él, probablemente el ritmo de juego caería en picado. Sin un buen canalizador, Toni y Klose se las verían y se las desearían para recibir balones en condiciones. Este Bayern depende en exceso de Franck, y esa puede ser un arma de doble filo.
En una época en la que escasean los "cracks", ver a futbolistas tan excepcionales como Ribéry es un regalo para los sentidos. Poco a poco comienza a verse porque media Europa se lo "rifaba". Poco a poco comienza a entenderse porque Raymond Domenech no dudó en aportar por él situándole como titular junto a Zidane en el pasado Mundial. Poco a poco comienzan a cobrar significado los 25 millones de euros que pagó el Bayern por él...y poco a poco comienza a parecer barato su precio visto su juego y las barbaridades pagadas en el mercado de fichajes por algunos jugadores.

El Bayern lo tiene todo a su favor para hacerse cómodamente con la Bundesliga. Ribéry lo tiene todo a su favor para completar una temporada que le catapulte definitivamente al olimpo de los "jugones" callando a muchos ignorantes detractores y defensores a ultranza de estrellas de medio pelo. Bravo por la apuesta del Bayern y bravo por Ribéry, un futbolista al que la vida le está devolviendo todo aquello que perdió en su difícil y tormentosa infancia.

foto : fcbayern.t-com.de

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home