sábado, agosto 18, 2007

Mercato : Kieron Dyer

Le ha costado, pero finalmente el West Ham ya tiene recambio para Nigel Reo-Coker, vendido al Aston Villa hace aproximadamente un mes por 12'5 millones de euros. Todo el dinero recaudado por la venta del mediocentro se ha destinado a la compra de otro jugador que ocupara la demarcación del actual jugador de los villanos, un jugador mucho más experimentado y veterano que viene de Newcastle y se llama Kieron Dyer.

Nacido en Ipswich hace 28 años, Dyer ha desarrollado casi por completo su carrera futbolística en el Newcastle, club al que llegó en julio de 1999 de la mano de Ruud Gullit, que se enamoró de su juego.
Previamente pasó por el Ipswich Town donde se formó y debutó como profesional en 1996. En 3 temporadas jugó 91 encuentros y marcó 9 goles, todo ello en la First Division. 9 millones de euros le llevaron a fichar por los magpies ya siendo internacional sub-21. En septiembre de 1999 debutaría como internacional absoluto en un encuentro de clasificación para el Euro 2000. Desde entonces ha vestido 32 veces la camiseta inglesa habiendo disputado el Mundial de 2002 y el Euro 2004. Sus apariciones con la selección inglesa se vieron interrumpidas durante un largo lapso de tiempo, aunque Steve McLaren decidió "rescatarle" en febrero de este año en un amistoso contra España.
133 partidos de Premiership (23 goles), 14 de Liga de Campeones (2 goles) y 16 de UEFA (3 goles) han sido su principal bagaje con la camiseta del Newcastle en las 8 temporadas en las que ha militado en el conjunto del norte de Inglaterra y que le han convertido en toda una institución del Newcastle y del fútbol inglés.
Los deseos de estar más cerca de sus familiares (que viven en Londres) ha sido determinante para que Dyer firmara por el West Han. Así lo relataba el actual técnico del Newcastle, Sam Allardyce :

"El problema ya se ha acabado y desde el punto de vista del club y del jugador el resultado es satisfactorio."
"Todos tenemos todo lo que queríamos y le deseo lo mejor. Espero que tenga una próspera carrera desde ahora y, por supuesto me alegro que esté más cerca de su familia."

Alan Curbishley, técnico del West Ham, se mostraba encantado con el fichaje de Dyer :

"Estamos intentando construir un equipo; estábamos cojos en el centro del campo y Kieron puede jugar en esa demarcación."
"Estamos encantados de tenerle. El sentido común ha prevalecido. Keiron trataba de unirse a nosotros."
"Cada jugar que fichas es un riesgo, y él no será diferente. Espero que desgaste el terreno de juego de tanto correr y demuestre a todos lo buen jugador que es.".

Curbishley también se refería al reencuentro entre Dyer y Bowyer, antiguos compañeros de equipo en Newcastle que llegaron a las manos en medio de un partido por las recriminaciones e improperios que se dirigieron al no pasarle Dyer un balón en condiciones a Bowyer. Tal acción acabó con una sanción de 3 partidos para Dyer y una de 4 encuentros y 200.000 libras de multa para Bowyer :

"Hablé con ambos jugadores y me han asegurado que fué un caso aislado, y ellos se hablan con normalidad. Simplemente eran dos jugadores desesperados por hacerlo bien."
"Kieron debe recuperar mucho tiempo perdido y espero que lo haga. Es un placer tenerlo a bordo." conluía.

El mismo Dyer también realizaba declaraciones acerca de su reciente fichaje :

"Creo que ha estado bien documentado que quería estar cerca de mi familia, pero también veo que el West Ham es un equipo que quiere progresar mucho."
"Muchos jugadores que han firmado tienen algo que demostrar y también están muchos jugadores que estuvieron cerca de descender la pasada temporada. Por tanto todo el mundo comparte ese hambre y rabia que solo se puede considerar como positivo."

Kieron Dyer no se caracteriza por ser una persona modélica y ejemplar, ni dentro ni fuera de los terrenos de juego. Bobby Robson se enfrentó a él cuando le ordenó jugar en la banda derecha en un encuentro. Dyer se negó y encendió la polémica de forma abierta llegando a ser abucheado por sus propios aficionados.
Famosos son los escándalos protagonizados a lo largo de los últimos años que le han reportado una fama de "bad boy" más que merecida. Desde "gamberradas" tales como ser visto orinando en plena calle o estampar su Ferrari contra un puente en pleno centro de Newcastle a delitos más graves como su presunta implicación en la orgía con una niña de 17 años en un hotel donde estaba concentrado con su equipo o el presunto acto de exhibicionismo realizado ante una trabajadora de un hotel en Norwich. A todo esto se ha de añadir el incidente protagonizado con Bowyer en pleno partido, lo que hace de Dyer un jugador ciertamente conflictivo que, unido a jugadores como Bellamy o el mismo Bowyer puede hacer del West Ham un auténtico circo en cuanto a disciplina se trata. Otra curiosidad de Dyer es su afición por dormir. Dicen de él que después de cada entrenamiento pasa cerca de dos horas y media durmiendo.

Dejando de lado su vida personal, podríamos definir a Kieron Dyer como un centrocampista muy completo. Un futbolista inteligente con el balón en los pies, rápido y muy resistente, capaz de actuar como interior o volante diestro. Posee un buen disparo lejano y tiene mucha llegada a puerta.
Las lesiones han marcado su carrera futbolística y en diciembre de 2005 llegó a reconocer que estuvo cerca del suicidio al recaer de una de las numerosas que ha padecido. En la segunda temporada como jugador del Newcastle sufrió una lesión en su pierna derecha que precisó de intervención quirúrgica. En la siguiente se lesionó en su pie y rodilla izquierda que solo le permitió jugar 18 encuentros. La peor de sus temporadas en el capítulo de lesiones fué la 05/06, en la que solo disputó 11 encuentros.
La pasada campaña disputó 22 partidos de Premiership (5 goles), 4 de UEFA (1 gol), 2 de FA Cup (1 gol) y 2 de clasificación para el Euro 2008 con la selección inglesa.

declaraciones : sportinglife.com, bbc.co.uk

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home