miércoles, agosto 15, 2007

Héroes y villanos

La segunda jornada de la Premiership medía en uno de sus encuentros a dos equipos en clara trayectoria antónima. White Hart Lane fué el testigo de la reafirmación en el desastroso inicio de liga del Tottenham y en el esperanzador y fulgurante inicio de campeonato del Everton. Los de Martin Jol transitan por los puestos de descenso sin sumar aún ningún punto añadiendo a la de ayer la derrota en Sunderland (1-0) del fin de semana. Los de David Moyes copan provisionalmente el liderato con un corto pero eficaz pleno de victorias. A la de ayer, suman la victoria del sábado lograda en Goodison Park ante el Wigan (2-1).

Las bajas con las que cuenta Jol son un pesado lastre, aunque tal contratiempo no debería justificar los malos resultados cosechados hasta el momento por los spurs. Los defensas Michael Dawson, Ledley King, Gareth Bale y Lee Young Pyo, el centrocampista Teemu Tainio y el eléctrico extremo Aaron Lennon están lesionados, lo cual ha provocado que al técnico holandés no le quedara más remedio que improvisar un once de garantías ante los toffees.
Así, el recien llegado Younes Kaboul se hacía con la titularidad en la zaga acompañado de un habitual suplente como Anthony Gardner. El diestro Paul Stalteri era desplazado al lateral izquierdo como "parche" a la forzada falta de efectivos en esa demarcación. En el centro del campo Jenas ejercía de Tainio y por delante Keane trataba de emular a Lennon, abandonando en demasía la banda, bajando en exceso a recibir balones y acumulándose al centro en un atasco con los puntas Bent y Berbatov.

De este desaguisado táctico se aprovechó el Everton que, para postre, se avanzó en los primeros minutos de juego gracias a un nuevo gol de estrategia anotado por Joleon Lescott, que cabeceó a placer un medido balón picado por Arteta en el saque de una falta escorada a la banda derecha. El desconcierto en la defensa de los spurs fué más que evidente durante todo el encuentro. Kaboul aún no se ha amoldado a los automatismos del equipo en una posición, la de central, que requiere el mayor grado de concentración y adaptación en los engranajes de un equipo. Para colmo tuvo que ser substituído en el 18 de juego por uno de los pocos efectivo en defensa que le restaban a Jol, el portugués Ricardo Rocha, debido a la lesión del galo. Gardner estuvo, si cabe, más desacertado que el joven internacional francés sub-21. El alto defensa inglés estuvo incapaz de controlar las rápidas acometidas de los delanteros del Everton que "camparon a sus anchas" en la zona de ataque.

La medular ni defendió, ni organizó, en un arranque de anarquía en la que cada jugador hacía "la guerra por su parte", haciéndose con el esférico y conduciéndolo sin rumbo hasta su definitiva pérdida, ya fuera por recuperación del rival o a través de un pase mal medido a los delanteros. No estuvieron mucho mejores los puntas, a los que se les debe quitar algo de culpa ante la falta de asistencia de sus compañeros centrocampistas. Berbatov y Bent estuvieron muy aislados y Keane trató de echar una mano a Malbranque, Zokora y Jenas, bajando a recibir y tratando de hacer llegar balones en condiciones a la zona de ataque.
El juego por banda quedó en semideserción, con un Chimbonda sin atrevimiento y un Stalteri muy participativo pero desaprovechado al tener que centrar balones con su pie malo.

Con estos ingredientes poco tuvo que esforzarse el Everton para cocinar un plato de concurso gastronómico :
Una base compuesta por organización y concentración defensiva digna de aplauso, una pizca de talento y dirección maestra sacada de las botas de Arteta aliviado en su juego gracias a un doble pivote escudero más que resolutivo. Todo ello aderezado con dos delanteros trabajadores quienes, pese a no marcar, realizaron un desgaste máximo en la defensa rival de la que se aprovecharon los compañeros goleadores. La guinda la puso Tim Howard bajo palos, sobrio y seguro.
Stubbs y Yobo formaron la rocosa pareja de centrales, Hibbert y Lescott se mantuvieron rezagados en los laterales. Phill Neville y Lee Carsley mordieron en el centro del campo dejando libertad de movimientos a Osman y Arteta. Por delante Anichebe y Andy Johnson se vaciaron y vaciaron la defensa rival.

El Tottenham empató en el 26 de juego al cabecear Gardner un corner picado por Jenas en el único "despiste" de la ordenada y concentrada formación de David Moyes. Como fruta madura, el Tottenham cayó por su propio peso en el 37' del primer tiempo, momento en el que Osman recogió un rechace en el interior del área para fusilar a Robinson. El veterano Stubbs sentenciaba sin haberse acabado aún el primer tiempo con un lanzamiento de falta a romper que impactó en la bota de Chimbonda desconcentrando a Robinson que vió impasible como el balón se alojaba en el fondo de las mallas.
Jol alimentó la locura incorporando delanteros (Routledge y Defoe) en un intento a la desesperada de arañar un punto. Suerte tuvo de Robinson, el mejor de los locales, quien impidió que la goleada se acrecentara ante los abucheos de los aficionados de los Spurs (atípicos en aficionados ingleses), fiel reflejo de la enorme decepción que está generando el Tottenham en este arranque liguero.

Al término del encuentro Martin Jol se excusaba en relación a la actuación de su defensa :
"Tenemos 10 defensas en plantilla y todos los hemos usado y están en forma."
"Estamos esperando a uno o dos jugadores que vuelvan a jugar (tras lesión) y lo haremos mejor cuando regresen."
"Puedes arrojar la toalla después de encajar tres goles pero los jugadores salieron y trabajaron duro. Esta es la parte positiva."
"Lo haremos mejor. Es una patada en los dientes pero volveremos a ser lo que éramos."

Jol también hizo referencia a la falta de gol :
"El último pase no fué suficientemente bueno y no pudimos crear adecuadamente."
"Puedes tener todo el potencial ofensivo pero si no tienes los mecanismos adecuados es más difícil".

Por su parte David Moyes se mostraba encantado acerca de la actuación de sus futbolistas aunque cauto en cuanto a los objetivos a alcanzar :
"Acabamos cuartos hace tres temporadas. Vamos a hacerlo lo mejor que podamos aunque no puedo asegurar que vayamos a repetirlo."
"No tenemos esa meta y no necesito forzar a mis jugadores o a mi mismo con ello."
"Realmente creo que jugamos bien. El esfuerzo, sacrificio y efectividad fué increíble".

La próxima jornada el Tottenham recibe al Derby County mientras que el Everton jugará en Reading.

foto y declaraciones : bbc.co.uk

2 Comments:

Anonymous Luisi said...

A mi me sorprendió que ganando por 1-3 Howard en varias ocasiones sacara rapidisimo para una nueva contra.
Es decir, es como si estuvieran acelerados...
En fín, cosas de los ingleses.

Y creo que Arteta se merece acabar en un grande y jugando como titular: Barça, Madrid, Manchester... ojalá.

2:26 p. m.  
Blogger DD72! said...

Como fan del tottenham, MARTIN JOL DIMISION YA, tres años con una plantilla como minimo al nivel del liverpool y lo maximo que ha conseguido es uefa .... Por cierto alguien me explica que meritos ha echo keane o bent para estar por delante de defoe en la rotación. En definitiva que le den el bote al shrek de los huevos ya!

8:13 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home