viernes, marzo 16, 2007

Salvemos las ballenas...y la UEFA!

Este es un comentario y una reflexión puramente personal en relación a la hermana pequeña de las competiciones europeas, pero estoy convencido que es extensible al resto de aficionados al fútbol.
Los octavos de final de la UEFA marcan un incremento en el interés del público y los medios de comunicación por la competición. Han tenido que pasar 3 rondas clasificatorias, una fase de grupos de 4 partidos y unos dieciseisavos de final para que el torneo mostrara claros síntomas de interés general y despertara del forzoso segundo plano en el que estaba sumida frente a la Champions League y las principales ligas europeas como la española, la inglesa o la italiana.
En una época de bombardeo futbolístico constante, de múltiples competiciones que inundan el calendario, de partidos dia sí y dia también, competiciones de larga tradición y prestigio como la UEFA se han visto progresivamente sumidas en el ostracismo. Las competiciones internacionales a nivel de clubs han ido aglutinando su relevancia y seguimiento en la actual liga de campeones. Torneos como la desaparecida Recopa o la UEFA de antaño eran seguidas con fervor y los respectivos campeones recibían un notable reconocimiento por los medios y aficionados. La supresión de la Recopa y el mayor peso específico de la Champions, que tras numerosas probaturas en su sistema de competición parece haber encontrado el formato adecuado, han hundido a la UEFA que 8 meses después de su inicio encuentra un espacio en las cargadas programaciones deportivas de las cadenas de radio, televisión y prensa a partir de octavos de final, así como en las mentes de los aficionados que recuerdan que más allá de la liga y la champions hay una competición atractiva a la que prestar atención.
Poco se invierte en la UEFA, un torneo poco rentable por su largo calendario y su elevada nómina de representantes de segundo nivel.
Llega el momento de replantearse la situación y empezar a considerar el futuro de la UEFA frente a un tótem megalítico como es la Champions League que concentra los sponsors y la práctica totalidad del dinero que mueven los derechos de televisión, derivando en una merma de audiencia para la "hermana pequeña".

Romanticismo al margen, el replanteamiento del futuro de la UEFA debe ser una preocupación para los propios equipos que ven en esta competición, y bastante a menudo, un obstáculo deportivo y económico. Muchos de los participantes desean quedar eliminados cuanto antes mejor para concentrarse en sus campeonatos nacionales, abandonando muchas fechas reservadas para la UEFA y restando cansancio para afrontar retos más importantes. Otros equipos ven como la competición les representa un desembolso económico importante que no se ve compensado, en absoluto, por las audiencias de televisión ni la venta de entradas, jugándose muchos partidos en desangelados estadios a intempestivas horas.
En La UEFA solo se recuerda al ganador. Llegar lejos no da, al contrario que en la Champions, ningún tipo de relevancia mediática, y es por ello que muchos equipos prefieren quedar al márgen y batallar por eludir descensos o por tratar de aspirar a las plazas reservadas a la clasificación para liga de campeones en los respectivos campeonatos nacionales. Pocos equipos "salvan la temporada con la UEFA", ni deportiva ni económicamente.
Al igual que sucede con las copas domésticas (inglesa al márgen), la UEFA empieza a marchitarse de forma alarmante. Así pues, ante un notorio desinterés mediático y publicitario, porque no entrar en el laboratorio y "retocar" de forma atrevida a la competición para provocar un arrastre en el interés de los aficionados?. Si un torneo como la FA Cup es capaz de atraer a aficionados no solo de Inglaterra sino del mundo entero...porque no podría suceder con la UEFA e incluso la Copa del Rey?. Si a nadie le interesa la UEFA...porque no podemos darle un profundo lavado de imagen?. Hay mucho que ganar y poco que perder. La UEFA podría ser un torneo atractivo y espectacular. Solo hay que dejar que la innovación entre en un mundo tan conservador, anticuado y oxidado como es el futbolístico. Algunas medidas interesantes las resumo a continuación :
  • Supresión de la actual fase de grupos.

  • Vuelta a las eliminatorias de inicio a fin del torneo.

  • Eliminatorias a partido único sin cabezas de serie (restando así partidos del calendario e incrementando las opciones de equipos de federaciones menos competitivas).

  • Determinación del estadio donde jugarse la eliminatoria siguiendo el sistema de Copa Davis de Tenis. Dos equipos de dos federaciones diferentes jugarían en el estadio del equipo de la federación que anteriormente hubiera jugado fuera. (por ejemplo, si la última eliminatoria entre un equipo francés y un alemán se jugó en Francia, la siguiente entre un francés y un alemán se disputará en el estadio del equipo alemán).

  • Clasificación automática de los dos finalistas para la próxima edición de la Liga de Campeones.

3 Comments:

Anonymous Luisi said...

Totalmente de acuerdo. La UEFA ahora mismo no es ni la mitad de lo que debería ser.

Esto es la herencia de Blatter... esperemos que Platini haga algo...

3:34 p. m.  
Blogger Leonardo Da Vinci said...

Yo propongo reducir el número de equipos a la Champions y UEFA. El llevar 4 equipos de las mejores ligas a la Champions resta "caché" a la UEFA. Antes en ella siempre había equipazos, en cambio ahora en cuartos vemos a un Werder y a un Sevilla como lo más destacado. Creo que estas dos competiciones deberían ser un poco más selectivas.

2:01 p. m.  
Anonymous eras said...

Es una barbaridad decir q se haga el partido en campo neutral. Es irrealizable, incomodo y resta espectacularidad.

Sorteo puro y duro o diferencia de goles en la anterior eliminatoria decide el campo local (asi veriamos finales de escandalo con esta norma tan novedosa).

Solo tres a la Liga a la Champions, ademas del campeon de Copa (ya veriais como esta competicion tambien resurge)

7:19 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home