lunes, noviembre 27, 2006

El protagonista : Nicolas Anelka

Poco podía imaginarse el Arsenal que su verdugo en su visita al Reebook Stadium de Bolton sería un ex-jugador suyo.
Nicolas Anelka llegaba al choque del sábado con el casillero de goles en Premiership vacío (se estrenó en la UEFA) y a la decimoprimera vino la vencida. Anelka aprovechó la visita del club que le lanzó al estrellato (y que sufrió la cuarta derrota en las últimas 5 visitas a Bolton) para estrenar su cuenta goleadora en la presente liga inglesa.

Ampliaba la ventaja de su equipo en el minuto 44 (Fayé había marcado el 1-0 en el 10 de juego) con un estratosférico golazo. Anelka recibía un balón escorado a la banda izquierda, se acercaba poco a poco a la esquina del área y lanzaba un potente disparo cruzado con la pierna derecha ante la atónita mirada de Lehmann que se quedaba semi-congelado ante el efecto y la colocación tomada por el esférico. Uno de los mejores goles (chilena de Ronaldinho al márgen) de la jornada europea que el francés se encargaba de ejecutar.
En el 76' firmaba el doblete arrancando y rompiendo el fuera de juego por la derecha y recogiendo una buena asistencia de Iván Campo que el delantero cruzaba lejos del alcance del meta gunner.
Anelka volvía a ser Anelka. El jugador que es capaz de sacarse de la chistera grandes actuaciones a cuentagotas y estar desaparecido repetidamente provocando la desesperación de compañeros, entrenadores y aficionados.

Nicolas Anelka llegaba a Bolton este verano procedente del Fenerbahçe por 12 millones de euros. Sam Allardyce apostaba por el controvertido delantero francés de 27 años que había resurgido del ostracismo de Real Madrid y PSG realizando 2 temporadas y media a un alto nivel en el Manchester City y una temporada y media a un nivel más que aceptable en el equipo turco. Lamentablemente el producto de la escuela de Clair-Fontaine no ha colmado las expectativas aunque su desacierto de cara a puerta no ha perjudicado la clasificación del equipo que se ha instalado en la tercera plaza de la Premier. Los dos goles anotados el sábado podrían hacer resucitar el olfato goleador de uno de los jugadores más decepcionantes de la reciente historia del fútbol. Un excelente delantero cuyo introvertido carácter y cuyas malas influencias fuera de los terrenos de juego arruinaron su carrera siendo uno de los futbolistas más prometedores del panorama internacional en su pase por Highbury. La enfermedad y el remedio conviven en una misma figura : Nicolas Sebastien Anelka.

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home